Seguidores

30 de julio de 2016

¿QUE BUSCO?

Desde que aprendí a juntar letras y disfrutar de lo que ellas significan, me he preguntado con la inteligencia que cada época me ha dado: ¿Qué busco?. ¿Busco la armonía, la belleza, la osadía, la serenidad, la honradez, la alegría, la comprensión, la poesía?. ¿Todo ello junto?. ¿O tal vez la eternidad?. 


Si bien es cierto es que tengo mis sueños y mis proyectos, algunos íntimos, en mi búsqueda tengo claro que no debo congraciarme de algún modo con dominadores, sean poderosos o más pequeños, dueños o influyentes de buena parte del planeta y herederos -como dicen- del cielo prometido. Alguna vez encontré en las leyes la tranquilidad creyendo que eran igualitarias para todos pero descubrí en ellos, los de arriba, que eran los acreedores de exenciones por el sólo hecho de poseer el poder de conspirar en contra de esta casa llamada planeta, y que muchas leyes estaban confeccionadas para ellos como trajes a la medida y en delicada tela.


Probablemente para saber lo que busco me queda realizar mi recorrido de vuelta por el desierto para llegar al punto de partida y saber cuál fue la primera orden -si la hubo-  e iniciar esta caminata, y lograr de la tierra que todos deseamos, justa e igualitaria, sea la prometida para todos.


Por acá y más allá se acercan sacerdotes y profetas ofreciendo la palabra cierta de salvación que sólo ellos la guardan y la interpretan. Otros -políticos, economistas mercantilistas-creen imponerse como salvadores  y libertadores de nuestra sociedad con dogmas recogidos fuera de nuestras fronteras. Muchos aseguran que el tiempo de Dios ha sido reemplazado por el tiempo de la razón y la praxis. Los ricos, se guarecen bajo sus duras estructuras desde donde compran el alma de políticos y abogados, asegurando sus proyectos "en bien del país".


Aunque a veces la fatiga levanta su bandera señalando que caminar los sueños y planes de vida sea inútil y no tenga seguridad en lo que busco -como muchos hombres y mujeres del mundo- en cada jornada se desarrolla mi sencilla existencia con la capacidad de amar profundamente, de crear y comprender, de compartir la vida con sus placeres como de resistir las injusticias junto a otros y otras.


Tal vez no sea mucho o bien sea todo lo que puedo hacer.


Autor: Vicente Corrotea A.
Fotografía tomada de la colección de Google



5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Hola Vicente!!! Me gusta y mucho tu forma de juntar letras, lo haces con mucha sabiduría.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Creo que en la serenidad de espiritu se encuentran las respuestas que muchas veces nos hacemos
    Al haber transitado tantos años ya es hora de parar y saber disfrutar dandonos simpre que podamos
    Gracias por tus visitas
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Buscar, solo buscar... El verbo es lo importante.

    ResponderEliminar
  5. Yo ya no busco.
    Volví de casi todas partes.
    No hay nada limpio.
    No hay nada honesto.

    Todo se corrompe.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Agradezco tu comentario franco y cortés que me invita a las novedades de tu blog.