Seguidores

1 de diciembre de 2011

LOS CAMBIOS



 Quisiera compartir algunas ideas con un tema que cruza otros expresados en este blog. Me refiero a los cambios, esos que, alguna vez, nos han asustados o incomodados pensando que sólo ahora, en nuestra época, se presentan. En realidad, desde el bigbang, el universo es movimiento, cambio sin cesar, sin pausa. Hay millones de galaxias y planetas, muchísimos ya no existen. Es decir, todo nace, crece y muere en este ciclo vital, siendo la muerte parte de la vida.
La situación nuestra es que hemos llegado a una parte de la vida como adultos mayores -los que lo somos- que nos hace más susceptibles a lo que nos pasará proximamente. Y nos preocupan las enfermedades que tenemos o las que pueden sobrevenir, y los dolores, nuestras limitaciones, nuestro carácter, etc. Tal vez te sientas de repente agobiado (a) por la muerte o por lo vendría después de ella.
Así nos damos cuenta que los cambios no transitan por nuestras calles sino pasan por nuestros brazos y piernas, por el cerebro y el corazón. Te das cuenta, entonces, que todo es cambio y que nosotros somos también cambio. Y si te paras pensando que la vida era mejor antes que ahora te puedes convertir en una estatua de sal y los cambios pasarán por tu lado como un torbellino que te tire al suelo. Ah, pero es muy importante que todo lo dicho más arriba no significa que yo renuncie o que tú renuncies a lo bueno que hemos atesorado en la vida: ideas, hábitos, sueños, experiencias, tal como el cosmos y la naturaleza los han ido guardando para regarlárnoslas.


Y ahí está el secreto de una buena vida: saber regalar (no vender) el tesoro de personas que somos sin desestimar los cambios que se producen a nuestro alrededor, pues al final de todo lo único permanente en las estrellas, en el mundo y en nosotros son los cambios. Ayer pasó raudo. Aprovecha el día de hoy y regala el encanto de tu mirada, abraza con ganas y alegría. Sólo hoy vale, sólo hoy vales tú. Sólo hoy escribo estas líneas para tí, pues a la distancia te guardo un especial afecto.


Fotografía recogida de Google.